Horóscopo Piscis

(del 20 de febrero al 20 de marzo)

SIMBOLIZA

El signo Piscis es sensibilidad pura, romanticismo y tradición. Este signo, regido por el agua, lleva la emoción como estandarte. Por ello, es fácil encontrar artistas, pintores, cantantes y hasta mimos dentro de los piscianos.

Generalmente, el nativo del signo es amable, aunque por su sensibilidad tiende a sentirse herido por cualquier gesto o actitud de los demás y lo demostrará con algún gesto casi imperceptible para el común de las personas.

Es simpático y amable, difícilmente se notará a simple vista que es bastante obcecado, lo que lo hace manipular constantemente si no consigue lo que quiere. Si la contraparte no reacciona, su inteligencia le permitirá evaluar la situación y tomar la mejor decisión al final del conflicto.

ELEMENTOAgua
CUALIDADMutable o doble
SÍMBOLOPez
CONSTELACIÓNPiscis
PLANETANeptuno
CARÁCTERTolerantes
ORDENSegundo
COLORVerde Marino y Añil

Los Piscis son pacíficos y pacientes. Gustan de la buena vida y la armonía. Simpáticos, suelen caer muy bien en cualquier actividad social. Son queridos por el entorno y no suponen peligro para el resto, porque no tienen mayores ambiciones que una familia bien constituida, con varios hijos, y lo básico para que ésta funcione. Definitivamente no es un signo codicioso y sus nativos prefieren ser adherentes de una causa, a participar activamente de ella. Aunque son generosos por naturaleza, los celos pueden meterlos en problemas ya que no les gusta compartir lo suyo. Si sienten que su estabilidad se ve amenazada, ya sea en el ámbito de la familia, la pareja o el trabajo, harán cualquier cosa para defenderla, aunque su miedo sea sólo eso miedo a perder lo que tienen.

Los nativos de Piscis son buenos trabajadores. No tienen problemas a la hora de seguir instrucciones y son poco conflictivos. Pero, necesitan ser reforzados en su labor para sentirse seguros, aún cuando sean expertos en lo que hacen. Sus mejores herramientas son la inteligencia y la perseverancia. Además, son leales y mirarán mal a cualquier colaborador que no haga su trabajo, pero jamás dirán nada porque el Piscis respeta la individualidad, aunque prefiera al grupo.

Un Piscis puede ser un gran consejero, ya que en su simpleza suele encerrar mucha sabiduría. Asimismo, posee una tendencia a lo espiritual, por lo que percibe, con facilidad, verdades que el resto no es capaz de ver.  El agua y su emocionalidad le dan a este nativo un don especial para lo esotérico, tema que suele ser parte de sus intereses. Es un buen observador del ser humano y escapa de situaciones complejas, pero si debe enfrentarlas, lo hará con calma y el resultado será exitoso.